sábado, 24 de septiembre de 2011

Me lo he pasado bien.


 Parte del grupo.

Vuelvo a coger la bici de corredor. Me siento en ella y me queda como un guante, hacia mucho que no me encontraba así en esta bici. Debe de ser por el potro de tortura que es la Giant doble, el no tenerla adaptada a mí. Voy camino del complejo y llegando ya me encuentro a la gente en marcha. Deben de ser unos treinta ciclistas. Me coloco de los últimos y me quedo hablando con Domingo. Le pregunto dónde vamos y me dice Carmona y Bielva. Me encuentro bien y voy con ganas. Además no hemos quedado para salir a pasar el día, con lo cual daré toda la vuelta. Vamos con un ritmo alegre hasta el pie de Carmona, se lo debemos a Fredo que esta por la labor. Empezamos la collada despacio, bien agrupados y cómodos. Al poco pasan los escaladores a la cabeza y se cambia el ritmo. Voy pasando gente y me coloco detrás de Pitana, delante solo va el mallorquín. Le coge y vamos los tres para arriba. El ritmo ya es intenso, por lo menos para mí. Al poco me dice Pitana que se va a apartar, paso y me coloco detrás del mallorquín. Seguimos los tres y al paso del kilometro tres Pitana se queda. Yo sigo a rueda del primero con el 39x23 metido y con el pulso al límite. Ya viendo el alto el mallorquín baja dos piñones y me deja sentado. Yo también bajo dos piñones y rápidamente los tengo que subir. Corono en 15´45”. Hay queda como record mío. Esperamos arriba a los demás del grupo. Ya camino de Puentenansa hay varios grupos, yo voy en el tercero. Aceleramos hasta coger a todos y reagruparnos. Lo intentan Fredo y más adelante el hijo de Jose. Al pie de Bielva llegamos todos juntos. Subimos tranquilos hasta que arranca otra vez el hijo de Jose. Se le coge y a partir de aquí el mallorquín y Pitana marcan el ritmo, este se va acrecentando según van pasando los kilómetros. Aquí sí que voy bien, esta subida se adapta mejor a mis condiciones que Carmona. Lo que pasa es que yo quiero empezar la fiesta cuando coronemos. Arriba llegamos el mallorquín, Eduardo con la mtb, Pitana y yo. Arriba acelero y al llegar a las primeras curvas y ver el suelo, me digo, ya me caí una vez y me jodi el dedo meñique, así que piano, piano. Pasamos a las rectas y aquí si le doy un buen apretón a las piernas. En la subida del cementerio arranco, Pitana se queda sentado, pero el mallorquín y Edu salen a por mí. Les he abierto un hueco. Pero ahí se queda la cosa. No doy más de sí y se me van acercando. Corono solo, pero con unos metros solamente. Bajando sigo dándole pero los tíos son tercos. Me cogen y otra vez los cuatro juntos. A partir de la Cocina me pongo a tirar a ritmo, algún apretón en los repechos y poco más. En Treceño me hago la subida a ritmo sin pretender dejar a nadie, pero llegando a la zona de menos pendiente de la subida, miro para atrás y solo me sigue el mallorquín. Le pregunto donde se han quedado los demás y me dice que al principio de la subida. Está claro que el ritmo y los kilómetros al final hacen daño. En mtb ni te cuento. Esperamos a los demás y para casa
Buena salida, igual con demasiada exigencia, pero bueno, al final quedábamos gente curtida en estas lides.
Me han salido 99 km en 3h07´ a una media de 31,6 km/h, un ascenso de 1390 metros y un esfuerzo medio del 75%.
Bielva lo hemos subido en 12´24”, son 4,3 km de distancia con un desnivel medio del 5,8%. Esta subida se puede hacer muchísimo más rápida.
Mañana a disfrutar de la Marcha de Cieza.

jueves, 22 de septiembre de 2011

Un poco pesada la bici.



Hoy jueves a pesar de encontrarme algo resfriado, tenía ganas de bici. Como el domingo me gustaría ir a la marcha de Cieza, que mejor que conocer por donde voy a subir la última parte y por donde es la bajada. Me reencuentro con la Giant doble de mi hermano. Una buena bici, para el dia a dia la mejor, para competir habria que quitarla bastante peso. Las medidas son diferentes a las mías, pero así la he dejado. Me he encontrado muy bien con ella, he notado que la suspensión delantera está demasiado blanda, la trasera está muy bien y los frenos muy mal. Todo respecto a la mía. El manillar también es más estrecho. Bajando he sido precavido.
He subido de Ucieda por Haya Corba y me he desviado a la derecha. Me he encontrado con una subida de prao de 1,5 km con un desnivel medio del 17%. Algunos tramos son muy duros sobre todo al principio y al final. Me he tenido que bajar de la bici tres veces. En la marcha me intentare bajar las mismas. Cuando he coronado me he encontrado con una bajada que hay que hacerla con cuidado sobre todo a partir de que se gira a la izquierda. Te encuentras con zonas de barro, mucha humedad y piedras. Dos opciones, las pasas a toda hostia, con lo que te puedes dar la h…… o te bajas y caminas. Después una zona estrecha con raíces, escajos, piedras, que poniendo atención se hace fácil. Le sigue una zona humeda que se puede bajar rápido sin arriesgar y después se pasan cuatro ríos, los dos primeros fáciles y los dos siguientes con riesgo de caída. Esta zona tiene muchas piedras de rio pegadas en el suelo y muy resbaladizas.
La otra parte de la marcha ya la conozco, subir lo que llaman el pequeño Mortirolo, por asfalto, subir a la Venta del tornillo por pista y asfalto y bajar casi todo el Moral hasta Ucieda. Toda esta parte es de rodar, para gente que ande. La segunda parte dura y técnica. Ideal para mí. Así me gustan a mí las marchas. Con un punto de dificultad.
Espero que no llueva de aquí al domingo. Si no, se puede convertir en un fangal. Si es así pongo cubiertas de barro. Si no, con las Rubena Scylla me vale.
Me han salido 61 km en 2h50´ a una media de 21,3 km/h y un ascenso de 1200 metros. En el esfuerzo el Garmin me ha fallado.

martes, 20 de septiembre de 2011

Calor, ojala que siga.


Ha vuelto el verano a Cantabria. Por lo tanto después de comer he salido a dar un paseo. Quijas, San Cipriano, la Hilera y para casa. El ritmo tranquilo. Antes le he hecho una visita a mi hermano Oscar, deseándole suerte para el domingo. Creo que la va a tener. Por la tarde he llevado a mis hijas a atletismo. Que calor he pasado. Posiblemente a partir de Octubre me dé por correr un poco. A ver hasta donde llego.
Me han salido 43 km en 1h32 minutos a una media de 28 km/h. Si no voy al campeonato del mundo igual me hago el domingo la marcha de mtb en Cieza.

lunes, 19 de septiembre de 2011

Calenton.


Después de una mañana más intensa de lo debido, he llegado a casa un poco tocado de las cervicales y con algo de dolor de cabeza. He comido rápido y a las tres de la tarde ya estaba montado en la bici. Yo a esta hora suelo salir siempre después de comer, es decir zampo en cinco minutos y a la bici. Como a las 5 de la tarde tenía que estar en casa he decidido ir hasta el cartel donde pone Fresneda. No me he atrevido subir hasta el cruce por si se me hacia tarde. Saliendo del garaje me lo he tomado tranquilo hasta el cruce de Barcenaciones, tema de la digestión. A partir de aquí he puesto un ritmo de crucero alto y en una hora cuatro minutos me he presentado en Fresneda a una media de casi 32 km/h. Me he dado la vuelta y con viento de cara he llegado a Barcenaciones,  antes de subir el alto Quijas con una media de 34,6 km/h. Desde aquí me he dicho, voy a forzar, he subido Quijas a tope y me he plantado en el garaje de mi casa con 35 km/h de media. No está mal. Las sensaciones buenísimas, una pena que subiendo siempre me falte un punto. A ver si mejoro este apartado. Lo veo muy difícil. Una asignatura pendiente para el año que viene.
He subido Quijas en 3´55” a una media por encima de 30 km/h y eso que el nordeste me golpeaba en el morro.
Después de este ejercicio intenso me he ido con mi mujer y mis hijas al complejo, ya que empezaban hoy a hacer atletismo. Que ilusionadas las he visto, espero que las dure.
Me han salido 69 km en 1h57 minutos  a una media por encima de 35 km/h, con un esfuerzo medio del 78% y un ascenso de 508 metros.