sábado, 7 de septiembre de 2013

Olla Ferroviaria


Ayer viernes solo me había decidido yo para ir a Valdeolea. A eso de las siete menos cuarto de la mañana me llama Julio que pasa a recogerme a las siete y media. Llegamos muy temprano, casi no habían puesto las ollas ferroviarias. Recogimos los dorsales y nos fuimos a tomar un café. Luego toco ponerse el traje faena y calentar. Este se me pone nervioso y quería ir para la salida. Al final nos colocamos bien, yo mejor por supuesto. Vimos caras conocidas y algún gallo. Garrido, Terán, Julio Calderón, Isaac Suarez, Manu Expósito. Por lo tanto ya sabía que mi puesto iba a estar por detrás de ellos.
Se salió fuerte pero rápidamente el viento en contra freno a los impetuosos. Llegamos a la primera subida y veo que han cambiado el trayecto respecto a  otros años. Se va por delante Manu, Jorge le sigue a unos metros, después vamos un grupo que encabeza Garrido, Julio Calderón y yo. Intento no pasar a la cabeza y dejo hacer. Julio coge el mando. Yo a rueda sufriendo de lo lindo. Coronamos el primer alto cogiendo arriba a Jorge. Bajamos  y Garrido pincha,  julio y yo perdemos unos metros. En el llano me quedo a rueda de Julio. El va a todo trapo para coger a un chico que lleva un culote de Kronos y este va a por Jorge. Cogemos al chico y le dejamos hacer. Llega la siguiente subida y Julio tira fuerte. Los tres cogemos a Jorge. Seguimos subiendo y toda la tostada se la dejamos a Julio. Aun asi, voy perdiendo metros y casi llegando al siguiente pueblo me coge el otro Julio, mi compañero de fatigas y otro chico. Atravieso un bache y no los puedo seguir. Más adelante me coge Rubén. Me pongo a su rueda y atravesamos otra zona nueva en el recorrido. Bajamos a otro pueblo, Rubén no es capaz de cerrar el hueco que nos lleva la pareja de adelante. Asi que me pongo yo a tirar. Después de unos kilómetros les cojo. Nos juntamos los cuatro. Los de adelante han hecho hueco y atrás no se ve a nadie. Toca algo de relajación. Rubén pasa a tirar. Llegamos a la subida más rota del recorrido y ahí paso para adelante. Subo muy bien al principio dejando a mis tres compañeros. Paso un mal momento y Rubén me atrapa y me deja. Le tengo cerca y sé que le voy a coger. Con los otros dos no hemos abierto mucho hueco. Coronamos y encabezo la bajada, aflojo para que Julio entre, pero Rubén pasa delante y baja más rápido. Cuando están a punto de entrar Julio besa el suelo. Yo sigo a rueda y al final entra. En la siguiente subida aprieto y subimos escalonados. Como no he abierto mucho hueco dejo que la bajada la haga Rubén delante. No merece la pena arriesgar. Vamos los cuatro de la mano para el final de la prueba. Cuando faltan dos kilómetros viene por detrás Garrido. Nos aprieta en dos zonas, al final se cuela en una curva y yo con él. Rubén pasa delante y bajando los dos me abren un hueco. Llegamos al asfalto y me sacan treinta metros. Cierro el hueco y toca esprintar, rebasamos a Garrido y mi rueda toca con la de Rubén, me ha cerrado sin querer. Todavía había metros para poder remontar, pero por hoy basta.
Al final Jorge y Julio Caldero cogen a Manu y se juegan el sprint ganando Jorge, Manu, Julio, otro chico, Rubén, Yo, Garrido, otro chico y Julio mi compi.
Julio tiene más prisa que en la carrera y después de la ducha nos vamos para casa. Me quede sin olla.


Hoy he ido muy bien, lo que pasa es que me estoy haciendo mayor y ya no hay más. Aunque yo no lo vea asi.

viernes, 6 de septiembre de 2013

Que se animen los amigos.


Parece ser que estos días estoy un poco hastiado de bici. Desde que he empezado a currar parece que me está costando más salir. Menos mal que los días que he salido he ido acompañado. Ayer jueves toco coger la bici de montaña. Quedé con los compis en la Viesca y al final nos juntamos cinco. Ceci, Simal, Ringo, Julio y yo. La pena es que se barruntaba tormenta y la salida fue corta. Fuimos a un ritmo tranquilo disfrutando de la tarde. Les apreté un poco en una pista lo justo para que alguno sacara el pulmón por la boca. Una pena que me llamasen por teléfono ya que quedaba una rampa donde hubiera abierto hueco. En la salida falto algún apretón, pero mejor lo dejo para mañana en Valdeolea. Allí seguro que se me quitan las ganas de apretar, cuando sea mi pulmón el que sale por la boca.

miércoles, 4 de septiembre de 2013

Ya empezo el atletismo


El sábado nos reunimos tres amigos competitivos y fuimos al Desafioforamontanos. Ringo, Julio y yo.
La prueba en principio era dura y exigente tanto para arriba como para abajo. La típica prueba que a mí se me atragantaba un poco hace años pero en la que al final me defendía bastante bien. A los que andaban más que yo se les atragantaba parecido para abajo y a los que iban para abajo mejor andaban menos en conjunto. Los años pasan y esta prueba me ha demostrado que ya no estoy para muchos trotes. Puedo hacer alguna subida bien pero en conjunto petardeo demasiado. Ni llaneando voy bien.
Se salió bastante rápido y en la primera subida de asfalto me situé adelante. Llegando casi al final del asfalto me vine abajo y ahí empezó mi pequeño calvario. Me empezó a pasar gente, más de lo que yo estaba acostumbrado. En Viaña ya me vi mal situado y la subida la hice de más a menos. La espalda no me acompañaba. La gente seguía pasando. Corone y baje rápido pero sin riesgos. En el paso de Llendemozó volé literalmente. Me note como antaño pedaleando con fuerza y pasando el tramo como a mí me gusta. Empecé el Negreo y como me temía fui de más a menos. Perdiendo demasiado tiempo. La bajada la hice lo más rápido que pude pero no me salió nada bien, las Viudas se me atravesaron. En el paso por meta me junte con dos chicos y fuimos juntos hasta Hoces. Al empezar la subida más de lo mismo. Creo que no había tenido tantos dolores en la espalda en mi vida. Al final me tuve que parar resignado pensando en la retirada. Allí estuve hablando con un compañero de profesión que estaba viendo la prueba. Me animo a seguir y me subí otra vez a la burra. Empecé a pedalear con un ritmo medio y casi coronando me junte con dos chicos. Me dejaron, pero bajando primero atrape y deje a uno y después el otro me cedió el paso en la entrada del Goyopark. Este descenso lo hice como mejor se. Se puede hacer más rápido pero yo no. En Ruente pase por la cinta que nos marcaba el tiempo y pare en el avituallamiento. El chico que me cedió el paso me adelanto pero le cogí en la base de Monteá. Estuvimos hablando y me estuvo preguntando cómo era la subida. Me puse a tirar a ritmo medio sabiendo que en cualquier momento me iba a tener que parar. El chico se quedo y yo seguí con ese ritmo. De frente me encontré con Ceci y me acompaño hasta la cima. Allí nos cogió el chico otra vez. A partir de aquí entrabamos en una zona de arcilla y prao. Donde mi hermano me comento que Milton me sacaba 40 minutos. Riéndose de mi todo lo que sabe. Me fui calentando y la espalda fue mi fiel compañera. Deje a mi acompañante y puse el ritmo que me gusta llevar a mí en las pruebas. En el avituallamiento de Carmona pare y me hidrate. Empezando el negreo vi que tenía cuatro chicos a unos dos minutos por delante. Me dije voy a cogerles y vaya que les cogí. Me aproxime y al mismo ritmo que llevaba les deje. Abrí hueco y me tire por Bicoca a tumba abierta haciendo el descenso de mi vida, disfrutando y recuperando algo de la ilusión que se me había evaporado esta temporada.
Creo que entre en el puesto diecisiete a 37 minutos de Milton. Pero también he de decir que de la cinta de Ruente hasta meta hice el segundo mejor tiempo a dos minutos de Milton.  A mí de poco me vale ya que soy demasiado competitivo para admitir que me ha sacado casi cuarenta minutos. Pero es lo que toca a partir de ahora.
El domingo me fui con la familia a la playa y el lunes no me moleste en salir. Ayer martes Julio, ringo y yo nos dimos una vuelta con la flaca y se nos adivinaba el cansancio. Además, estos dos se dieron una buena tunda el domingo.
Mañana quedaremos para salir en la mtb y el sábado espero animarles e irnos a Valdeolea.

Comentar que Ringo se cayó en el Goyopark cuando iba en una buena posición y conociendo lo tozudo que es creo que hubiera acabado entre los cinco primeros. Julio al final quedo en un exitoso decimo puesto a pesar del hándicap de las bajadas.