sábado, 17 de septiembre de 2011

Carrera en Galdakao


 Perfeccionando el baile.
17/09/11
Me levanto a las 7 de la mañana, desayuno y a las 7h30´ ya estoy en marcha. Destino Galdakao. Atravieso parte de Cantabria lloviendo y a partir de Laredo hace mejor. A las 9h ya estoy en el parking. Me apunto, me visto y me da tiempo a calentar tranquilamente. El suelo está algo mojado. Las piernas las noto un poco tiesas. En la salida me entero que salimos todos juntos y las categorías mayores vamos acabando según vamos pasando por meta. Este formato no me gusta nada, ya que a los demás se nos quita de ganar la carrera absoluta. El circuito con la lluvia se vuelve peligroso, hay mucha tensión y por lo tanto se suceden las caídas. Después de una vuelta casi llana, pasamos por meta y acaban los master-60. Mucho peligro en meta ya que han esprintado y se relajan, ocasionando cierto descontrol entre los que les vamos pasando. A partir de aquí vamos a hacer otro circuito que se compone de dos subidas. Para llegar a la primera hay que pasar por desvíos de carretera donde algunos temerarios ponen en peligro a los demás. Yo he estado a punto de irme al suelo, ya que uno venia despendolado de tocarse con otro y ha ido a dar contra mí, ya me he visto en el suelo. Llegamos a la primera subida, al final es más corta y menos dura de lo que pensaba. Corono entre los quince primeros y bajando veo que los de adelante quieren seguir, viene una zona con muchas curvas, zona estrecha, suelo deslizante y badenes. Me coloco entre los cinco primeros y a relevar se ha dicho. Me noto muy bien, pero después de estirar el cuello unos kilómetros veo que no vamos a ningún lado. Llegamos a la siguiente subida, al principio es tirada, el firme es bueno, voy colocado entre los quince primeros. Se empieza a endurecer y veo el cartel de un kilometro a cima. Un grupo de unos diez me sacan 30 metros en la cima. Unos cinco metros por delante de mí va un máster 40, yo voy el segundo. En la cima me pasa Koldo, que viene con Luengo, los dos son master-40, me coloco detrás de Koldo y en una zona pestosa, con un firme horrible y con un riesgo de caída enorme, cogemos a los de adelante. Reconozco que en ningún momento me vi en riesgo de caerme, la cabeza funciona cada vez mejor. Bajando me coloco entre los siete primeros. Abajo hay algo de reagrupamiento y se suceden los saltos. Se van cuatro gallos por delante y sale el máster 40 que corono justo delante de mí, tras ellos. Mis sensaciones eran excelentes y debí salir a por él, pero no Salí y se fueron. Me pasa Koldo y veo que vamos a llegar al esprint. Me cambia el chip y me digo hoy no quiero llegar con el grupo, si no voy a ganar me da igual hacer segundo que ultimo. Me coloco detrás de Koldo, me mira le relevo, miro para atrás y veo a Luengo pegado a nosotros. Me voy para la derecha, Koldo para la izquierda y para. Yo sigo, aprieto a los pedales y cojo unos metros. Me sigue muy cerca Busto con el grupo detrás, sigo con intención y veo que para, me supongo que como no soy amenaza para nadie al no ser vasco y me dejan irme. A los de adelante les veo en la recta de meta y llego solo detrás de ellos. Los que iban en esa escapada son los que se han jugado los maillots de campeones de Euskadi. El master-40 que llego con ellos se ha merecido ganar la prueba. Ha tirado en el llano, ha subido delante de mí y cuando ha cogido a los escapados ha tirado como un poseso, chapeau por él.
Los otros cuatros escapados eran por orden de llegada, Bingen, Arretxe, Pacios y Teo. Como para no llegar.
El Garmin solo me ha contado 58 kilómetros, de pena. Para el año que viene si mejora mi presupuesto habrá que actualizarse.
Con esta carrera me supongo que cerrare la temporada. Algo saldrá por ahí.

viernes, 16 de septiembre de 2011

Dolor tendon de aquiles derecho.

 Donde quedo ese calor.

Después de un día intenso en el trabajo, había que salir un poco en bici. El mal tiempo me decía que me iba a mojar. Así que la idea era no alejarse mucho de casa. Paseo cortó y encima me mojo. Desintoxiqué la cabeza y para casa. Mañana a sufrir al campeonato de Euskadi. Espero tener suerte. Mis sensaciones buenas. No quiere decir que llegue allí y me pasee. Sufriré par hacerlo lo mejor posible y si todos os astros se ponen de cara llegare adelante. Eso espero.
Me han salido 19 km en 40´ a una media de 28,1 km/h.

jueves, 15 de septiembre de 2011

Buenas sensaciones.



Amaneció un día estupendo. Con lo cual a las 12h me iba a ir a la playa. A las 9 h y 05´ llegue al complejo. Había un buen grupo que se decidió por ir a San Roque y subir el Campillo. Demasiados kilómetros para llegar a las 12h. Íbamos a ritmo, creo que se puso adelante Barrigón y marcaba un buen ritmo, sobre todo para el que va tirando. Yo iba muy cómodo atrás. En Sarón paramos en el semáforo y me decidí a orinar. Cuando quise salir el semáforo se había cerrado otra vez. Nada, me puse  a ritmo de crucero hasta cogerles. Pasando Mirones y empezando a subir un buen repecho ya llevaba 1h37 minutos. Sabía que si no me daba la vuelta no llegaría a casa a la hora. Llevábamos 30,8 km/h de media en 46 km recorridos. Así que me di la vuelta. Cuando llevaba tres kilómetros bajando se me pone el Garmin en pausa automática unos 14 kilómetros, una pena, hubiese llegado a casa con más de 34 km/h de media. Me puse un ritmo fuerte y para casa. Subiendo la montaña me cronometre a ver si bajaba de 8´. Después del tute que me di desde que me di la vuelta, mi pensamiento era demasiado optimista. Arriba 7´38” a 23 km/h de media. No está nada mal después de 80 km. En casa estaba a las doce menos cuarto.
Me he encontrado muy bien y espero estar en la pomada el sábado en Galdakano. Por intentarlo no va a quedar.
Al final sin contar los 14 km que ha estado parado el Garmin me han salido 78 km en 2h23´ a una media de 32,4 km/h y un esfuerzo medio del 72%.

miércoles, 14 de septiembre de 2011

Dos veces Carmona


 Bajando Quijas.Un paso obligado para los Torrelaveguenses.

Hoy miércoles había que salir en bici, si o si. Tenía ganas, hacia bueno. Se juntaban casi todos los condicionantes. No sabía para donde ir, así que para Cabezón. Despacito pero con buenas sensaciones. Pasando la textil vi a Eduardo González y nos juntamos para hacer camino al Valle de Cabuérniga. Llegando a Sopeña me dice que va a subir la Collada. Le acompaño. Subimos tranquilos y parlando, por supuesto el menos que yo. Es que hablo mucho, que le voy a hacer. Bajamos a Sopeña y me dice que si subimos otra vez. Le digo que sí y subimos más rápido esta vez. En la primera subida se me paro el Garmin, ya me paso el otro día en la carrera. No sé por qué. En la segunda subimos en 16´16”. Claro el mtb. Bajamos y para casa. Mañana si se puede más.
Me han salido 77 km en 2h45´ a una media de 27,8 km/h con un esfuerzo medio del 69%.
Hoy es el homenaje a Cobo en Cabezón de la Sal. Una pena que no pueda ir. Espero que sus paisanos le reciban como se merece. Una gran fiesta.

lunes, 12 de septiembre de 2011

Descansar del fin de semana.


 Asi quede en el sprint.

Hoy lunes debido al trabajo, a que después tuve que llevar a Oscar tras moto, a los recados, al pequeño bricolaje, estoy poniéndole una mesa de estudio a mi hija la pequeña y que llevaba un buen tute de días con la bici, me dije hoy descanso. Mañana si no llueve espero que el trabajo me permita salir en bici. Estas dos semanas son las que menos he entrenado con mi hermano en los últimos años. Además mañana creo que se va a correr a Bélgica. Una pena porque aprovecho para coger un punto muy bueno. Además me he enterado que hay carreras los dos próximos fines de semana. Si el sábado corro en Galdakano voy a intentar implicarme en la carrera. Seguro que al final peto. Pero esta vez por ganas no va a ser.

domingo, 11 de septiembre de 2011

carrera memorial Elias- San Vicente de la Barquera



A eso de las 10 de la mañana ya estaba en San Vicente. Las piernas descansadas, a pesar del tute de ayer. Esto no hay quien lo entienda. Me vestí tarde y me dio tiempo para calentar 10 minutos. Lo suficiente. La táctica de salida después de estar sin competir dos meses con la de carretera, es guardar y según pasen los kilómetros, si hay fuerzas intentar algo. Formamos un pelotón de unas cien unidades. Se sale rápido, por lo menos es lo que dicen los que van alrededor de mi. Yo me encuentro bien, reconozco que este circuito me va muy bien, además si se va a rueda se guardan muchas fuerzas. Los que van dando caña por delante son demasiados buenos y aunque gasten al final siempre están ahí. Sobre el kilometro 20 se van los buenos, el corte es numeroso, les tenemos muy cerca y parece que se les va a coger. Van saliendo algunos para conectar, creo que solo lo logran un par de ellos. Yo tengo fuerzas para salir y creo que para llegar, pero me acobardo pensando que igual peto durante la carrera. Es lo que tiene no correr en carretera desde hace mucho. Al final van haciendo camino. Se acabo la carrera. Seguiremos como si fuese un entreno. A mitad de carrera se pone a tirar Gancedo por delante, creo que es para llevar la carrera rápida y que su compañero Master-50 gane su clasificación. A partir de aquí me coloco delante y encima me veo con buenas piernas. Me preguntan algunos si me voy a meter en el sprint. Les digo que estoy dudoso. Joder que hace que no hago un buen sprint desde Llodio, halla por febrero. Durante todo el año me han pasado por encima. Pero hoy me noto bien. Mis piernas tienen dinamita. Bajando ya para San Vicente, es decir meta, tenemos muy cerca los que han racaneado en la escapada. Gancedo me pregunta si voy a esprintar, quedan 4 kilómetros y le digo que no se. A eso le llamo yo motivación. Antes de la rotonda del puente, cogemos a parte de la escapada. Aquí ya voy con la adrenalina disparada. Me pasan los que van a esprintar y me coloco detrás de Larrea. Voy haciendo pequeños esprines para no perder posiciones. Al final cuando llegue el sprint de verdad me pasaran todos por encima, es algo que recuerdo mucho este año. Me noto fuerte. Llegamos a la curva, se que si freno se jodio. Así que sigo la rueda de Larrea, este es de los más rápidos. Entro en la curva, cuarto o quinto. En la recta hace viento de cara. Sé que la meta esta cerca, pero soy pésimo, ni la miro. Sigo a rueda de Larrea y cuando se me pone esprinto. No sé ni cuanto queda, le paso por la derecha y me como todo el aire antes de tiempo. Mis piernas funcionan. Al final me pasa uno por poco por la izquierda, pegado a la valla. Creo que es muy rápido así que no pasa nada. Por fin he hecho un sprint decente. Gano mi categoría. Decir, que corre Oscar Negrete que viene de ganar los mundiales de policías y bomberos.
El podio de master-40, tercero Toribio, segundo Negrete y primero yo.
He acabado muy contento.
Cuando íbamos 74 kilómetros el Garmin se paro. Me marcaba 1h52´ a una media de 39,4 km/h. Una pena no poder ver el esfuerzo en el sprint.