sábado, 29 de septiembre de 2012

Muchos amigos.




Esta mañana al final no llovió. A las nueve de la mañana había poca gente dando vueltas en el complejo y ninguno dispuesto a salir. Nos hemos ido juntando y al final hemos salido un buen grupo en dirección hacia el único sitio donde parecía que no iba a llover. Fueron cayendo los kilómetros, Mogro, Liencres, La morcilla, Sobarzo, Sarón, Renedo y Torrelavega. Un ritmo llevadero durante toda la salida hizo que el grupo siempre fuera unido.
Mañana es la marcha de Cieza, el año pasado sino pincho llego primero. Este año parece ser que se me ha ido el apetito de las marchas. Una pena.

viernes, 28 de septiembre de 2012

Mañana seguro que llueve.



 La lluvia y el Guadalorce la han liado muy gorda en Alora y alrededores.

Con un jueves demasiado ocupado, no me quedo más remedio que descansar. Asi que hoy viernes me puse rápidamente manos a la obra y cogí la bici. La idea era salir tranquilo y disfrutar de la tarde. Me fui para Cildad nada mas comer, pensé en subir relajado para evitar problemas digestivos. Rápidamente me di cuenta que no es lo mismo salir con unas alubias y su compango en el estomago que con unos espaguetis con tomate y queso. Nada más empezar la subida empecé a  acelerar y me fui calentando. Me vi bastante bien. Seguidamente enlace con Golbardo. Aquí ya notaba las piernas y la espalda un poco tiesas. Aun asi, subí rápido. El resto de la tarde más relajado hasta que me entretuve en Salcedo con David y cuando quise darme cuenta se me había echado el tiempo encima. Llegue justito a coger a la hija al complejo.
La espalda me está dando la lata más de la cuenta.
En estos momentos el Garmin esta petado.

miércoles, 26 de septiembre de 2012

Un poco de sol




La salida de hoy fue corta. Entre el trabajo y otras obligaciones no se pudo hacer más. Comí muy rápido y salí muy rápido. Al llegar a Hijas me esforcé y llegue arriba con mucho viento en contra y con las alubias, la morcilla y el chorizo saliéndome por la boca. Me fui reventado y me subí Sierra Elsa a medio gas.
El cambio de la bici me está dando problemas, no entra el 23 y no entra el 11.

lunes, 24 de septiembre de 2012

Que recuerdos.




Uno llega a casa cansado del trabajo. Como mucho del cansancio es mental, lo mejor es comer y salir inmediatamente en bici. Hoy me note un poco remolón y me quede en el sillón. Los ojos se cerraban. Pasado un rato me puse la ropa del Vitalicio Seguros y para Cabezón. Llegando a la Veguilla me vienen de frente Cueto, Mingo, Vicky y el hermano de Rubén. Me doy la vuelta y me marcho con ellos. Muy buen acompañado se me paso la salida muy rápido y además me relajo para lo que quedaba de tarde.
Mañana me es imposible salir, asi que descansare plácidamente.

domingo, 23 de septiembre de 2012

Otro asalto.




El día de hoy preveía una salida tranquila. Mucho viento y un buen grupo. Destino Pozo del Amo. Al principio hemos ido tranquilos, pero hoy Pitana tenía dinamita en las piernas. Ha subido tirando hasta Fresneda. La gente sufriendo el viento a pesar de venir de frente se metía por todos los lados. A partir de Fresneda se ha subido más tranquilo hasta que el vasco ha cambiado de ritmo. Como ha visto que le seguíamos ha bajado el ritmo y hemos ido en dirección a Saja. Desde aquí se ha puesto a tirar Lobato, buen ritmo. Ha ido entrando gente, seriamos unos ocho. Ya camino del Pozo del Amo el vasco ha vuelto a cambiar de ritmo. Pitana le ha secado y hemos llegado los demás. Poco más arriba Pitana a pegado un estacazo y solo le he podido coger rueda yo. Hemos coronado los dos. Hemos dado la vuelta y camino de Valle la gente ha dicho de parar en la fuente. Algunos han parado, otros no. Pitana y yo hemos salido juntos y hemos ido cogiendo gente. Mis piñones no bajaban del trece y mis piernas iban con una cadencia excesiva. El viento pegaba de culo y se volaba. Poco antes de Ruente hemos cogido a un grupo que no había subido con nosotros. En el iban Dailos, Eduardo, Vicky, etc. Según llegábamos empezaron a acelerar y desde aquí fue terrible. Viniendo de atrás solo aguantamos Pitana y yo. El viento era terrible pegaba de culo pero desestabilizaba por todos los lados. Que sufrimiento, los de adelante iban como motos. Al final quedamos Pitana y yo detrás de Dailos. Joder que tío mas duro. Nos sacaba cincuenta metros y no había manera de cogerle. Sabía que con Pitana al final caería. Al no poder bajar más piñones me era difícil hasta seguir a Pitana. Coronando la última subida antes del cruce hacia Riocorvo le echamos el guante. Parón y esperamos a los demás. En el llano arranca Eduardo y se va. Sin prisa nos ponemos Pedro, Pitana y yo a relevos. En la base de Quijas le cogimos. Sabía que en Quijas Dailos iba a salir por el córner. Le espere y le cogí rueda. Me levanto y noto que voy pinchado. Se acabo el sufrimiento. Lo dejamos  para otro día.
Al final día muy intenso, más de lo aconsejado.