domingo, 23 de septiembre de 2012

Otro asalto.




El día de hoy preveía una salida tranquila. Mucho viento y un buen grupo. Destino Pozo del Amo. Al principio hemos ido tranquilos, pero hoy Pitana tenía dinamita en las piernas. Ha subido tirando hasta Fresneda. La gente sufriendo el viento a pesar de venir de frente se metía por todos los lados. A partir de Fresneda se ha subido más tranquilo hasta que el vasco ha cambiado de ritmo. Como ha visto que le seguíamos ha bajado el ritmo y hemos ido en dirección a Saja. Desde aquí se ha puesto a tirar Lobato, buen ritmo. Ha ido entrando gente, seriamos unos ocho. Ya camino del Pozo del Amo el vasco ha vuelto a cambiar de ritmo. Pitana le ha secado y hemos llegado los demás. Poco más arriba Pitana a pegado un estacazo y solo le he podido coger rueda yo. Hemos coronado los dos. Hemos dado la vuelta y camino de Valle la gente ha dicho de parar en la fuente. Algunos han parado, otros no. Pitana y yo hemos salido juntos y hemos ido cogiendo gente. Mis piñones no bajaban del trece y mis piernas iban con una cadencia excesiva. El viento pegaba de culo y se volaba. Poco antes de Ruente hemos cogido a un grupo que no había subido con nosotros. En el iban Dailos, Eduardo, Vicky, etc. Según llegábamos empezaron a acelerar y desde aquí fue terrible. Viniendo de atrás solo aguantamos Pitana y yo. El viento era terrible pegaba de culo pero desestabilizaba por todos los lados. Que sufrimiento, los de adelante iban como motos. Al final quedamos Pitana y yo detrás de Dailos. Joder que tío mas duro. Nos sacaba cincuenta metros y no había manera de cogerle. Sabía que con Pitana al final caería. Al no poder bajar más piñones me era difícil hasta seguir a Pitana. Coronando la última subida antes del cruce hacia Riocorvo le echamos el guante. Parón y esperamos a los demás. En el llano arranca Eduardo y se va. Sin prisa nos ponemos Pedro, Pitana y yo a relevos. En la base de Quijas le cogimos. Sabía que en Quijas Dailos iba a salir por el córner. Le espere y le cogí rueda. Me levanto y noto que voy pinchado. Se acabo el sufrimiento. Lo dejamos  para otro día.
Al final día muy intenso, más de lo aconsejado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario