miércoles, 28 de mayo de 2014

Los Diez Mil del Soplao 2014


Aunque no escriba en el blog a menudo, no me queda más remedio que explicar cómo me fue la aventura de la marcha del Soplao 2014.
Unos días antes me fui enterando del cajón de salida. Entendí que se hacia un único cajón donde entraban los primeros seiscientos del año pasado.
Durante la semana previa tuve un resfriado que fui arrastrando hasta casi el día de la prueba.
El día antes de la cita mi dorsal llevaba dos puntos negros y no me supieron explicar nada más.
Madrugue y me fui para Cabezón. A las seis y cuarto ya estaba allí y un cuarto de hora más tarde ya estaba en la línea de salida.


Fui encontrándome grupos y para mi sorpresa los que teníamos dos puntos negros en el dorsal salíamos adelante. Solo había una bici con lo cual me daba corte ponerme. Me quede un rato con los de atrás hasta que fueron llegando los demás. A las ocho de la mañana el ambiente era increíble. Me había venido a ver mi hermano Toño, mi amigo Juanjo, una de sus hijas (Carmen) y mi hija Emma.
Dan salida y me coloco en los puestos delanteros, sobre el veinte. No se va muy rápido. Llegamos a la rampa de San Ciprian y se empieza a subir. El ritmo es fuerte pero llevadero. En la rampa final el grupo se corta. Yo sigo con los de adelante. Seremos unos quince. 
Bajando nos quedamos cortados cuatro y al llegar al asfalto hay un pequeño hueco. Los dos que van delante de mi dudan y a mí no me da la gana de cerrar el hueco. Vamos a 10 segundos de ellos y no me queda más remedio que pasar a la cabeza. Coronamos a diez o quince segundos en san Vicente del Monte. Sigo tirando y enlazamos. El ritmo es demasiado fuerte con lo cual pierdo unos metros. Conmigo se quedan tres.
Dos no quieren tirar, asi que me quedo detrás de ellos. Estamos perdiendo tiempo con los de adelante, pero no me importa mucho. La marcha es muy larga y si alguno tiene que caer ya caerá. Llegamos a las Lastras. Al grupo delantero ya no lo vemos. Rubén y Álvaro se van unos metros. Yo tiro de otro chico. Llegamos al asfalto de la Florida a 100 metros de ellos. Rápidamente los cogemos. Veo al grupo delantero. Va uno escapado, otro a 25 segundos y el resto a 15 segundos de este.
Me pongo a tirar a buen ritmo y el chico que me seguía se queda. Ya somos tres. 
Miro para atrás y vienen dos. Subo un piñón y sigo tirando. A poco de coronar en las cuevas del Soplao, Rubén me dice que voy pinchado. Nos cogen la pareja y el chico que se quedo de nosotros. Sigo con ellos hasta coronar. Quiero reparar en el avituallamiento.
Menos mal que me ayuda un chico, sino no salgo de allí en media hora. La cubierta no salía, estaba pegada. Solo tenía un desmontable, a la cámara la faltaba el obús. Trajeron un alicate y se le quitamos a la válvula tubeless. Cartucho, inflamos y para abajo. Gracias por la ayuda.
Al llegar a celis la Guardia Civil me paro para dejar pasar a la fila de coches. El público le abucheó de lo lindo. En tierra de nadie le di ritmo. Llevaba un grupo de quince a más de cuarenta segundos. Les cogí pasado Puentenansa. Como iban otros cinco más adelante me puse a tirar y les cogimos. Aquí me di cuenta que la rueda se estaba desinflando, asi que me quede a rueda. Ramón me ofreció una bomba y la cogí. Subiendo para montea me puse a tirar y a pesar de ir desinflado casi me quedo solo. Allí estaba mi segundo salvador. Mi amigo Simal me inflo la rueda.
 Primero con la bomba de Ramón, pero esta se desarmaba y luego con la suya. Seguí marcha y bajando MonteA me encontré en el suelo un cartucho de aire. Me di la vuelta y para el bolsillo. Poco más adelante le devolví la bomba a Ramón, Gracias majo. En Ruente me esperaba mi hermano Toño. Pare y le comente que tenía que ir a Cabezón al coche a por una rueda trasera. Que me la llevara a Bárcena mayor. Seguí. Con los nervios no cogí ni agua ni comida.
 Subiendo el Moral con la rueda en llanta pare,  saque el cartucho que llevaba e infle. A partir de aquí me fui encontrándome mejor y corone con mucha fuerza.
 Bajada rápida y antes de Bárcena cambie de rueda. Con el ajetreo no cogí ni agua, ni comida.
Subiendo Fuentes el ritmo se estabilizo, quería pero no podía. De pronto pase a un grupo de cinco. Casi toda la subida la hice con cincuenta metros de ventaja sobre Mariano. Este es muy duro. A dos kilómetros de coronar me entro un medio jamacuco y Mariano me paso. No veíamos a nadie por delante. A poco de coronar ya vimos a dos. Liaño y Álvaro. En el avituallamiento tuve que parar. Me bebí un Aquarios y para abajo. Al final de la bajada cogí a Liaño. Le pregunte y me dijo que iba acalambrado. Le dije que seguía. Tenía a Álvaro a la vista. Empieza la subida y mis primeros calambres. Subo piñones y bajo el ritmo. A mitad de subida se regula el tema y pasó a Álvaro. A partir de aquí voy otra vez muy ágil. Ya tengo a Mariano a la vista. Mi hermano me da una ponchera de agua con geles. Mariano para y me coloco delante. Al fondo veo un ciclista. Mi ritmo es bueno. Me bebo la ponchera en un santiamén. Casi coronando Venta vieja cojo al ciclista, el esfuerzo es máximo y las sensaciones malas. Paramos y nos ponemos el chubasquero. Mariano nos pasa y me coloco a rueda. La bajada es rapidísima. Mariano va como un tiro. El otro chico se queda. Llegamos al cruce de abajo y camino de Correpoco me suelto de la rueda, los calambres son muy malos conmigo. En Correpoco me recupero y paso a Mariano que ha parado a avituallar. En Llendemozó cojo a cuatro  ciclistas. Es muy complicado pasarles. Casi cuando acabamos les paso y me voy solo. Bajo muy rápido y llego al Negreo.
 Contratiempo, error mío y no cojo ni geles, ni líquidos. No sé en que estaba pensando. Me veía fuerte. Empieza la subida y voy regulando.
 Antes de acabar las rampas duras ya estoy fuera de juego. Me empujan y le digo que eso no se hace y que si lo hacen conmigo lo tienen que hacer con todos. Yo jamás he pedido que me empujen. 
Mariano y otro chico me pasan. Voy agónico. Casi coronando me pasan otros tres. Con lo fácil que hubiese sido beber los geles. En total perdí cinco puestos en esas rampas terribles. Aun asi a tres los llevo cerca. En Carmona paso a uno, no sé si por avería. Tengo cerca a los otros dos. En eso que me coge Ramón, vaya final de carrera. Le sigo como puedo, los calambres son horribles. Va como un cohete. Cojo rueda y rápidamente cogemos a los otros dos. Salimos a Ruente y relevamos. Tengo que encogerme de vez en cuando. Los calambres, pero ya estamos llegando. Hay mucho público, muchos andarines, asi que lo mejor es entrar como vamos.
Al final parece que he hecho el 23 absoluto y primero de mi categoría. A pesar de los reveses, he acabado muy contento y ya tengo un nuevo reto para el año que viene. Este año lo he conseguido. El año que viene ya será más difícil.
 Dar la enhorabuena a mi compañero de entrenamientos de invierno Ringo por su tercer puesto absoluto. A Julio por su tercer puesto en la combinada. 

A Ricardo por su primer puesto en la combinada.
Posdata: Lucha muy igualada con Mariano, al final se decanto para él. Aun asi te doy la enhorabuena.