lunes, 9 de febrero de 2015

Mi barrio de la infancia



Con la mejora del tiempo en la región toca salir en bici. Hoy le ha tocado a la de corredor. Tenía ganas de cogerla, ya que he cambiado la transmisión. Mi hermano me ha regalado unos platos Rotor y tocaba estrenarlos. Salía abrigado con los guantes y el cubrecabeza en el bolsillo. Llevaba menos de un kilometro y ya me había puesto el cubrecabeza. A los tres kilómetros ya me había puesto los guantes. El viento era del norte, tirando a nordeste, muy seco frio. Me fui para Cabezón de la Sal Rapidamente me di cuenta que algo iba mal. Ayer me pase de vueltas y me hice daño en el tendón interno de la rodilla. Con tanta sobrecarga pues hoy salió el dolor. No he ido nada cómodo. Llegando a Cabezón me llamo mi hermano. Que iba a mi encuentro. Subí hasta la Hayuela y para abajo. Con el viento en contra pues más dolor. Ya juntos nos fuimos con un juvenil Ucraniano hasta la entrada a Roiz. De vuelta para casa le dijimos que nosotros queríamos ir más despacio y el chaval se fue para adelante.
Espero que este dolor se pase y pueda salir con algo de alegría.
Poco que decir de los Rotor, espero sacarles algo de rendimiento más adelante.


Hoy 66 kilómetros con poco desnivel y a marcheta tranquila.

domingo, 8 de febrero de 2015

Buen día para escribír

Polientes

Cansado. Ha sido un día duro, de esos que sobran, pero es lo que hay. Han sido dos semanas de descanso obligatorio. Me fui a Fitur la semana pasada y cuando llegue a Torrelavega me encontré con el mal tiempo. Mucha lluvia y frio. Nieve en bajas cotas. Hoy con mejor temperatura y sin nada de agua desde arriba me anime a salir en mtb. Tenía dos opciones, con Jose Luis, Jesús y Simal de tranqui y la otra con Ceci y Julio a sufrir. Elegí la segunda.
La idea era reconocer la primera mitad de la marcha del domingo en Trasierra. Ceci va a realizar la combinada, Julio la de mtb y yo ninguna.
Como he dicho dos semanas son muchos días de descanso y he sufrido como un perro. Al Ceci no hay que darle alas. Al otro que le den, que está muy lejos.
En la parte de monte nos encontramos con algo de agua y barro pero nada del otro mundo. Al final nos salieron cuarenta kilómetros por el circuito. La marcha son setenta kilómetros que para estas fechas son cantidad. La segunda parte es la que esta más delicada y solo está seca en verano. Asi que mejor ni tocarla. He llegado a casa muy perjudicado. A estos la carrera a pie les sienta muy bien. Joder lo que me ha hecho sufrir hoy el jabalí. Escribiendo esto tengo las piernas que se me parten.
No he podido parar a sacar ni una puta foto. Ha habido paradas para contestar al teléfono que mi hermano como siempre se quiere unir a la fiesta tarde, pero la zona era complicada. Mucho terreno desconocido para mí.


85 kilómetros en total con bastante asfalto.