viernes, 3 de mayo de 2013

Joder que sufrimiento.






Hoy he salido con la comida casi en la boca. Quería hacer algo largo y me decidí por la vuelta a las tres Colladas entrando por la Hermida. Es una ruta que he hecho unas tres  o cuatro veces en mi vida y casi siempre antes del Soplao de carretera. Por lo tanto tengo referencias.
Como no había hecho la digestión, pues fui de menos a más. A partir de San Vicente ya puse un ritmo de crucero fuerte y ayudado por el viento del norte me plante en la base de Hoz en dos horas siete minutos, algo lejos de mi mejor tiempo en dos horas y dos minutos. empecé a subir el puerto con mucha fuerza y buenas sensaciones pero antes de llegar al primer pueblo Las Caldas, la espalda me empezó a atormentar, contra eso no puedo hacer nada, lo mejor es parar, pero como soy un necio me conforme con meter el ultimo piñón y bajar el ritmo. Des pues de bajar de Linares volví a  apretar y me note bastante fuerte, pero en cuanto el aire me dio en el morro, la espalda me volvió a doler, teniendo que parar un momento para estirar. En ese momento me sentí frustrado y no sé que mas. Bajando hoz ya temía a Ozalba. Desde abajo lo subí tranquilo y en algunos momentos el dolor era demasiado. Baje Ozalba y empecé a rodar entre Puentenansa y Carmona, notando que las piernas no están acostumbradas a estos trotes. He subido Carmona como he podido en algunos momentos sin manos para asi relajar la espalda. Ya lo tuve que hacer previamente en Ozalba. Ya en Sopeña he puesto un ritmo de crucero, el máximo al que podía ir y subiendo Quijas he tenido que quitar el plato ya que me daban los primeros calambres, una sensación de la que ya no me acordaba y que no es muy agradable. He llegado a casa destrozado. Mi físico en estos momentos está como esta. He subido los puertos a muchos minutos de mis mejores tiempos y he pasado mucha miseria. Encima me he apuntado a los dos Soplaos y no sé si podre ni acabarlos. Si la espalda me duele va a ser casi misión imposible. El año pasado cuando me caí, allí deje lo que se necesita para competir. Bastante dura es la bici sin dolores, que os voy a contar.

jueves, 2 de mayo de 2013

Podre entrenar?





Han pasado dos días sin poder coger la bici, ya que el mal tiempo se ha alojado en Torrelavega. Hoy sin embargo he llegado a casa a las cinco y media y después pensarlo bien, pues me he animado a salir. Poco pero he salido. He tirado en dirección a Tanos y he subido por el polígono hasta La Montaña. La subida la he hecho tranquilo, pero notando que tenia fuego en las piernas. Luego ha bajado hasta las Presillas y allí me he calentado en un pequeño repecho más que nada para quitar algo de carbonilla. He subido en plato pequeño con bastante cadencia y notando en las piernas demasiada intensidad. Espero quitar esa subida de lactato, ya que me va a venir bien para las pruebas venideras. Luego ya me he tranquilizado y he rodado sin grandes esfuerzos.

Al final me ha salido casi hora y veinte, que me ayuda a mejorar el ánimo, que este mal tiempo me tiene un poco apagado.

Comentar que me he inscrito a los dos Soplaos, mtb y carretera. Un poco verde estoy pero prometo mejorar.

Salmorejo

 



Dos dientes de ajo

180 ml de aceite de oliva virgen extra

6 tomates muy maduros

½ pimiento verde

¼ de cebolla

3 huevos cocidos

Jamón ibérico de bellota en dados

Miga de pan del día anterior

Sal

En el vaso de una batidora se pone un diente de ajo (o dos) junto con la sal gorda y el aceite. Se bate muy bien hasta que se diluyan los componentes. Se pelan y parten los tomates y se escurren con la mano para que tengan poco agua. Se añade el trocito de pimiento y de cebolla. Se baten muy bien y con paciencia. Cuando está convertida en una pasta se le añade la miga del pan y se vuelve a batir todo muy bien hasta que tenga una consistencia espesa. Se coge la yema cocida de uno de los huevos y se añade al recipiente. Se vuelve a batir bien. Se prueba y se corrige de sal y de aceite.







lunes, 29 de abril de 2013

Como siempre bien acompañado





 Que mal saque las fotos.

Hoy tenía la idea de salir en bici con mi hija Emma. Ha surgido un pequeño problema en clase y la profesora ha castigado a todos a estudiar una lección sobre las Comunidades y sus Provincias para mañana. Por lo tanto se ha tenido que quedar a estudiarla. He mandado un mensaje a Ringo para dar una vuelta y me ha contestado que a las cinco menos cuarto en el complejo. Allí nos hemos juntado Simal, Ringo, Juan Cayon y servidor.
Como los tres mayores estábamos cansados nos hemos limitado a rodar a buen ritmo, dejando a Juan juguetear. Primera encerrona, en el alto de Sierrallana nos hemos desviado a la izquierda por una ruta para salir a Puente San Miguel. Allí se ha tirado Juan para abajo y yo detrás. Rápidamente se complico la cosa y por precaución tuve que echar pie a tierra. Los otros dos ya estaban paseando desde arriba, rutando y rabiando. Qué pena hacerse mayor.
Luego hemos ido para Rudagüera y hemos subido por el pueblo. Juan a un ritmo y nosotros agrupados más atrás. Más adelante hemos subido por Casar a  salir a Toporias ya todos juntitos. Hoy no tenía ganas ni fuerzas para por lo menos intentar toser a Juan. Pero habrá más ocasiones para probarme. Hemos salido a la Hayuela y para casa. Hemos llegado a la base de Quijas y he intentado ir a la par con Juan, pero ya veía que hoy no era el día. Al final me he tenido que meter detrás. Hemos coronado y le hemos despedido en Puente dándole ánimos para carreras venideras. Nosotros tres hemos tirado hasta el barrio y Simal me dijo que mañana no le llamase. Sera que está cansado.
Han sido más de cincuenta kilómetros y dos horas y cuarto de salida de sube y baja.
Mañana más.

domingo, 28 de abril de 2013

Aprovechando el día.





Ha sido un domingo inusual. Por la mañana estaba preparado para llevar a Emma a Cartes a correr un Cross. Hasta ya fuimos y se había suspendido por el mal tiempo. Entonces le dije de ir a ver ciclismo aficionado y nos fuimos a ver el Inguanzo. Estuvimos viéndoles en Ubiarco. Una cuantas pasadas y para casa. Comer, mirar el cielo y decir, salgo en bici. Me cogí la bici de corredor y me fui para Quijas. Subí u poco fuerte y las piernas casi me revientan. Luego me tranquilice y me fui por Golbardo hasta Novales. Gire a la izquierda para salir a Cobreces. La idea era evitar las nubes negras. Subí bastante fuerte el repecho de Trasierra y me presente en Comillas intentando cruzar la nube para seguir hasta San Vicente de la Barquera. Error. Me empezaron a caer gotas de agua. Me di la vuelta y me fui para Ubiarco, Tagle, Suances y subí al pueblo a buen ritmo. Con un día bastante soleado seguí hasta Barreda, gire a la izquierda hasta Polanco, la Hilera y para casa. Había que ir a las fiestas del barrio con la familia.
Al final casi 80 kilómetros y 1250 metros de ascenso. Unos buenos calentones y poco más.