miércoles, 11 de junio de 2014

Los diez Mil del Soplao carretera 2014

Coronando Carmona. Animado por Toñin.

Acabado el Soplao de mtb me quedaba otro gran desafío en el que me había apuntado muy alegremente. El Soplao de carretera. Doscientos veintiocho kilómetros y cuatro mil treinta y siete metros de ascensión.
Comentar que en el Soplao de mtb me lesione ligeramente en un tendón de la pierna izquierda y hasta el jueves no cogí la bici de corredor. No me acordaba cuando fue el último día que la use. Repasando el quince de marzo. Es decir dos meses y medio.
Cuatro salidas y me toco enfrentarme a ese reto.
Como me temía la posición no era la adecuada, ya que no estaba acostumbrado. La posición de la mtb en estos momentos es muy cómoda.
Amaneció un gran día y tenía reservada una zona adelante ya que el año pasado entre los cien primeros.
vuelta al valle muy tranquila, perdiendo puestos. Empezamos a subir La Hayuela y todo fue muy bien dirigido hasta Labarces. Un poco antes me coloque en los primeros puestos. Al finalizar esta subida ya vi que mi condición física ya no es la de antaño. Subiendo la Florida fui perdiendo puestos ya que mi ritmo era muy flojo. Menos mal que todavía me acuerdo de correr las máster y apretando al final del Soplao y realizando la bajada muy fuerte pude enganchar con cinco ciclistas. A partir de aquí con unos buenos relevos en los que colabore activamente conectamos con otros doce antes de Puentenansa. Aquí me quede en cola y empecé a comer. Un poco más adelante conectamos con el grupo delantero. Solo mirar atrás ya me di cuenta que aquí ya no entraba nadie, asi que por los pelos.
Los buenos empezaron a atacar y se fueron ocho o diez por delante. Yo bastante con aguantar en el grupo. Apretón subiendo La cohilla y aquí se fue alguno más.
Metido en un grupo pequeño cogimos al siguiente y formamos un grupo de unos 18 ciclistas. Coronamos y cogí dos plátanos en el avituallamiento. Me los comí yendo a cola y con viento a favor y muchos calambres nos plantamos en el desfiladero.
Aguantando en Hoz en un grupo donde ya solo éramos ocho ciclistas me quede a falta de quinientos metros para coronar. Demasiada fatiga. Desde aquí a meta fui dosificando, primero acompañado de Mario Gutiérrez, después con dos ciclistas toda la parte llana de Puentenansa a Carmona y solo subiendo el puerto. Coronar y bajar rápido. Llegando a Ruente me cogió un chico que había sobrepasado finalizando el puerto. A rueda con mucha fatiga me llevo hasta Cabezón.
Al final 7 horas 16 minutos con muchísima fatiga y con contracturas muy serias en los femorales, sobre todo en la pierna izquierda.

Que sufrimiento. 
Aquí con Ringo. Ya duchados y parcialmente recuperados.