jueves, 25 de julio de 2013

Lo que se necesita es tranquilidad.




Cancellara.

Como hay que llegar pronto a casa, hay que salir temprano. Hoy a las ocho ya estaba en la carretera. Me fui para Sierra y me encontré un grupo que iba para Lunada. La pena es que el grupo iba disgregado y solo los acompañe hasta Vargas. Luego me volví para el complejo. La gente fue llegando poco a poco. Nos juntamos unos nueve ciclistas y tiramos para San Pedro del Romeral. Me fui por delante con Pepe y en las Presillas esperamos al grupo. Llegando a Ontaneda algunos se volvieron y quedamos siete. Cecilio, Emilio, Jorge, Simal, Ringo y Jose Luis. Parece ser que no íbamos a gusto ya que había alguna discusión. Llegando al cruce de San Pedro, se fueron por delante Ringo y Jose Luis. 

 Cecilio.
 Emilio

Simal.
Ya en la subida me fui del grupo y puse un ritmo de crucero bastante llevadero, con cadencia. Sobre el kilometro cinco de subida vi a esos dos delante. Iba tirando Jose Luis. Al ritmo que iban les iba a dar caza. Seguí con la misma cadencia y cuando faltaba aproximadamente un kilometro, les tenia cogidos, paso Ringo delante y aumento el ritmo. A pesar de bajar un piñón y subir el ritmo me quede a muy poco de darles caza. Lo que se dice con la miel en los labios. Estoy contento ya que me hice toda la subida solo, más de ocho kilómetros y no me vi nada mal. Arriba reagrupamos y todavía había tiranteces. Para abajo Cecilio puso su granito de arena y en Ontaneda recibí una llamada de mi mujer. Me había ido más lejos de lo recomendado para llegar a la hora. Les comente al grupo que se pusiesen a rueda, pero hicieron caso omiso. Con el viento en contra los lumbares empezaron a dar guerra, pero tozudo de mí que seguí forzando la maquina. Subí La Montaña como pude y a las doce y media estaba en el garaje.
Han salido  123 kilometros a 30 km/h de media con un ascenso de casi 1500 metros.


miércoles, 24 de julio de 2013

Sumando






Parados en Ruente. Cecilio en la pole. Ese es mi antebrazo parece............
Después de un buen fin de semana, no me ha quedado más remedio que descansar. Entre que el clima se complico, que estaba cansado, algunos recados, etc., pues no me he decidido hasta hoy miércoles. Siempre que cojo la bici de corredor después de haber estado bregando con la mtb, me noto raro. Suele ser la primera hora de salida, pero prefiero tomármelo con calma y al día siguiente ir apretando. He salido a las ocho y media y he ido por San Cipriano, salir a Virgen y para el complejo. Allí la gente estaba esperando y me he dado unas vueltas al complejo, la ultima bastante fuerte, lo que pasa es que no la complete ya que me salí. Me he quedado a rueda del grupo y hemos subido hasta la fuente del Tojo. Como digo las sensaciones han ido mejorando y he coronado sin problemas junto a Terán y otro chico. Para abajo he ido mejorando pero tampoco me he querido exprimir. He tirado en algunos momentos y se ha bajado rápido. Qué bien se va en grupo. Quijas lo hemos subido despacio. Han salido más de 115 kilómetros con una media de más de 33,5 km/h, pero con solo mil metros de ascenso.
Ha sido llegar e irme a la playa hasta las ocho de la tarde. Buen día el que hemos disfrutado en familia.

domingo, 21 de julio de 2013

Me sobran dos kilos






He subido este fin de semana al camping de San Pelayo. La idea era salir el sábado con mi amigo Juanjo y el domingo darme yo una buena tunda. A propósito descanse el viernes, tenía las piernas un poco justas de la salida realizada con Simal y quería como digo, aprovechar los dos días.
El sábado le enseñe a Juanjo la ruta por Porcieda. Al final alargamos casi hasta Caloca. Tuvimos la suerte de darnos de frente con dos Turones que parecían misiles, casi se chocan conmigo. La ruta fue muy tranquila con muchas fotos y videos. Volvimos por carretera ya que se nos echaba el tiempo encima. Una salida de más de cuatro horas junto a la bici. Este no está acostumbrado y volvía tocado.
Más de 50 kilómetros y 1500 metros de desnivel tienen la culpa.
A mí me sirvió para descansar y disfrutar de otra manera.




Hoy domingo me propuse realizar la vuelta al macizo Oriental de los Picos de Europa.
Tome camino de Potes y seguí para Tama. Este trayecto me sirvió para bajar el desayuno sin aparente esfuerzo. Aumente el ritmo subiendo a Cabañes y me enfrente con Collado Pelea reservando. Desde abajo 28X36. Arriba quise aumentar el ritmo pero la espalda me decía que no, no, no. Corone y me puse los guantes, la bajada a bejes no la conocía, pero pronto me di cuenta que tenia tela. Ya en Bejes empecé a aumentar el ritmo y poner un buen crucero. Subí muy bien hasta la bifurcación que me llevaba hasta el casetón de Andara. Allí el camino roto, piedras y los lumbares me metieron en un pozo del que me costó salir. Bajando al Jito de escarandi me encontré al principio un suelo con muchas piedras en el que había que ser un poco prudente. Luego me lance a tumba abierta hasta repostar en Sotres. Empecé la subida a Aliva con fuerza pero el viento entraba como un cañón. Gaste mucho y me encontraba dolorido.
La subida fue terrible. En las praderías de Aliva las ruedas se pegaban al suelo y el cuerpo no respondía. Baje por Mogrovejo observando que el centerlook del freno de disco trasero estaba suelto, casi saliéndome en dos curvas.
Al final me salieron 66 kilómetros en cuatro horas y cuarto con más de 2600 metros de ascensión y con mucho calor.