viernes, 8 de febrero de 2013

Esto es lo que hay.



 
Pasando la semana con más pena que gloria. Encima mañana sábado parece ser que el tiempo no da tregua. A nada que haya un resquicio me echare a la carretera. Por la tarde cogeré el avión y me pasare hasta el domingo de la semana que viene en Madrid. Me ha tocado de experto en las olimpiadas de Formación Profesional en la rama Cocina-Gastronomía. Espero tener tiempo y aprovechar el gimnasio del hotel para poder hacer algo. Ojala que tenga ganas. Por si acaso me llevo ropa deportiva para sí se puede sudar un poco.

martes, 5 de febrero de 2013

Mucho viento.



 Una vista lejana de mi antigua casa.
Llegue a casa y el cielo barruntaba lluvia. Además hacia un viento de la leche. Da igual tenía ganas de salir y eso fue lo que hice. A pesar de que mi espalda me estuviese diciendo quédate en casa. Eso sí, muy tarde me puse en ruta. Me dio tiempo a acompañar a Laitis y Cote hasta Vispieres. Allí me di la vuelta y lleve a mis hijas a atletismo. Seguí con la ruta por Mogro, Oruña, Renedo, Zurita y complejo. Aquí di unas vueltas con mi hermano Cristian. Mañana más.

lunes, 4 de febrero de 2013

Sufriendo




Después de la paliza de ayer pensé que hoy iba a estar más perjudicado. Pero me he dado cuenta que por ahora las piernas se me recuperan muy rápido. Creo que es debido a que la espalda me limita mucho el esfuerzo y las piernas están más cansadas de lo que parecen. Como digo he llegado a casa y al ver que no caía agua he salido en dirección a Viernoles. Mi idea era ir para la Vega de Pas pero el cielo estaba más claro en dirección a la costa y me fui para Renedo. Bajando Zurita me puse detrás de un camión y pase la recta en un plis plas. Tire para Puente Arce y subí por el Perujo para Liencres. Aquí la espalda ya me empezó a dar señales de que lo que quedaba de salida se iba a complicar. Seguí por Bezana, Azoños, y en Maoño pare a ponerme el chubasquero. Una pequeña morriña que apenas me calaba. En Escobedo de Camargo gire a la derecha y me fui por Peñas Negras. En Arce pare y me quite el chubasquero. Me metí para Mogro y a partir de aquí estuve pensando que en cuanto llegara a casa lo mejor era colgar la bici y dedicarme a otra cosa. El dolor de espalda es demasiado intenso para poder disfrutar de la bici. Llegando a Cudón se me fue pasando. En el Poblado de Sniace me volví a poner el chubasquero, ya que me acuerdo que de aquí a casa agarre un día una chupa en cinco minutos de aúpa. Falsa alarma. Ya en casa después de unos estiramientos de la zona afectada estoy más tranquilo. He notado estos días que donde más sufro es cuando voy llaneando con viento en contra. Se me empieza a cargar la zona de arriba del sacro y me va cogiendo la pierna derecha. Además de que el dolor es insoportable, si sigo insistiendo me voy quedando sin fuerza. Una puta mierda.

domingo, 3 de febrero de 2013

Con tranquilidad.




Contar que sali el viernes a dar una vuelta con la bici de corredor. Hora y media, no dio tiempo para más. Tenía que seguir trabajando posteriormente. Como digo hora y media en la que fui muy bien de pulsaciones, pero las piernas no daban para mucho. Barcenaciones, Novales, Oreña, Ubiarco, Tagle y casa. El sábado no me aventure, a las tres de la tarde pensé dar una vuelta pero el cielo no prometía nada bueno. Una faena ya que no tiro nada de agua y podía haber salido hasta las cinco de la tarde. Hoy domingo sin embargo las ganas eran muchas. El suelo mojado, puse los guardabarros y me abrigue. Me fui para Cabezón, el cielo estaba oscuro, pero fue llegar allí y mirar el cielo para San Vicente que estaba despejado. Me llama Ringo y quedamos por Quijas, asi que me vuelvo. Desde la textil hasta Casar mojadura la canto. Luego con Ringo tiramos para Mogro, nos encontramos con Jose Luis y más tarde con Santi Maza. Los cuatro nos fuimos hasta Renedo, Astillero, Mogro y para casa. Llegando a Carabias la espalda me dijo basta y subiendo ese repecho lo pase mal. Me va a costar mucho pasar página.