lunes, 19 de septiembre de 2011

Calenton.


Después de una mañana más intensa de lo debido, he llegado a casa un poco tocado de las cervicales y con algo de dolor de cabeza. He comido rápido y a las tres de la tarde ya estaba montado en la bici. Yo a esta hora suelo salir siempre después de comer, es decir zampo en cinco minutos y a la bici. Como a las 5 de la tarde tenía que estar en casa he decidido ir hasta el cartel donde pone Fresneda. No me he atrevido subir hasta el cruce por si se me hacia tarde. Saliendo del garaje me lo he tomado tranquilo hasta el cruce de Barcenaciones, tema de la digestión. A partir de aquí he puesto un ritmo de crucero alto y en una hora cuatro minutos me he presentado en Fresneda a una media de casi 32 km/h. Me he dado la vuelta y con viento de cara he llegado a Barcenaciones,  antes de subir el alto Quijas con una media de 34,6 km/h. Desde aquí me he dicho, voy a forzar, he subido Quijas a tope y me he plantado en el garaje de mi casa con 35 km/h de media. No está mal. Las sensaciones buenísimas, una pena que subiendo siempre me falte un punto. A ver si mejoro este apartado. Lo veo muy difícil. Una asignatura pendiente para el año que viene.
He subido Quijas en 3´55” a una media por encima de 30 km/h y eso que el nordeste me golpeaba en el morro.
Después de este ejercicio intenso me he ido con mi mujer y mis hijas al complejo, ya que empezaban hoy a hacer atletismo. Que ilusionadas las he visto, espero que las dure.
Me han salido 69 km en 1h57 minutos  a una media por encima de 35 km/h, con un esfuerzo medio del 78% y un ascenso de 508 metros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario