lunes, 16 de febrero de 2015

A penar se ha dicho.




A pesar de que la rodilla me está dando la lata, no he necesitado nada más que un claro en el cielo para tirarme a la carretera y realizar una salida larga. He tirado para Unquera, la idea era conocer el nuevo terreno de entrenamiento que se nos ha abierto a todos los machacas. Con el último tramo de autovía acabado ya se puede ir camino de Llanes. Una ida y vuelta de 140 kilómetros sin apenas coches. Muchas posibilidades entrando por Puertas de Vidiago y metiéndose uno hacia el interior. A partir de ahí se puede ir a salir a Panes. Carretera mas secundaria, asi nos ahorramos volver por el mismo camino.
Hoy me he propuesto tirar dos horas de ida y luego volver. Solo me ha dado tiempo a llegar un poco más allá que La Franca. Mi estado de forma en estos momentos no es el más optimo y la rodilla como he dicho anteriormente me está jodiendo.
Me he dado la vuelta y con un poco más de ritmo he seguido consumiendo kilómetros. Como no estoy acostumbrado a pedalear constantemente, me he ido apagando y subiendo el repecho de Caviédes me ha entrado flojera. Además no llevaba nada de comer. Me he tenido que conformar con el agua de la ponchera, que ya es algo. Me ha costado llegar, pero dentro de lo normal, sin más.

Me han salido 109 kilómetros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario