domingo, 12 de mayo de 2013

Mejor acompañado.





Ayer sábado tocó senderismo en familia. Nos fuimos  a hacer la Ruta de los Puentes. Subiendo la primera parte del Moral era una fiesta de toda la gente que nos adelantaba en bici. Algunos los conocía y por diferentes circunstancias no habían cogido una bici desde que eran críos. Además llevaban buenos pepinos.
Ya metidos en domingo la idea era comer con la familia en Bárcena Mayor, asi que tenía que ser el final de la salida del día. Pensé en hacer la segunda parte del Soplao. En la Veguilla cogí a Chuchi Puente por detrás y me comento que iba a hacer lo mismo que yo. En principio yo iba a ir más rápido que él, pero lo pensé bien y ajuste mi ritmo al de él. El tiempo estaba complicado y no quería reventarme con frio añadido, eso se deja para la prueba del sábado.
Empezamos a subir el Moral y paré a orinar. Más adelante me volví a unir a él.
Nada más acabar la carretera asfaltada nos pasa Hevia. Llevaba un ritmo bastante más alto. Me fui con él. Un poco más arriba le tense un momento pero este está poco entrenado y cedió muy rápido. Le espere y subimos más tranquilos. Ya en la cima baje al encuentro de Chuchi y me despedí de Hevia. Paramos arriba y me coloque el chaleco.


 Las bajadas siempre tiraban Chuchi y hay que decir que ha mejorado mucho, sobre todo en las rápidas. Esta 29 tiene parte de culpa de esa mejoría.


Empezamos Fuentes y vamos juntos hasta la poza de la Arbencia. Allí me caliento y le digo que voy a aumentar el ritmo. Al principio voy como un cohete, pero me paso de punto y la espalda me empieza a joder, sigo a pesar de que mi ritmo ya no es el que pretendo. No hay nada que hacer. En la cima me abrigo, con los ánimos por los suelos y me como dos barritas. Bajo en busca de mi compañero y ya con él veo que sube muy ágil. Seguidamente bajamos y aquí a Chuchi sí que se le atraganta la bajada. Es rápida y a la vez complicadilla. La subida la hacemos muy tranquilos, apretando ligeramente en Venta Vieja. Reconozco que se me quitaron las ganas de llevar un ritmo más alto. La bajada a Colsa se divide en dos partes. La primera parte muy pestosa y la segunda rapidísima. En esta Chuchi vuelve a lanzarse muy fuerte. Ya puede tener cuidado. En el cruce de abajo nos despedimos, ya no me da tiempo a ir a Correpoco y el Negrero. Pongo un ritmo máximo hasta la campa de Bárcena a ver si salen calambres, pero no hay manera. Algún kilometro más me hubiera hecho falta, pero es lo que hay.
Al final 103 kilómetros en 5h45 minutos de los cuales estuvimos media hora parados. Más de 2800 metros de ascenso y 19 km/h de media.

No hay comentarios:

Publicar un comentario