En vez de comer, zampo.


Hoy tenía tiempo y ganas para salir en bici. Al llegar a casa comí, lleve a las crías al cole, listo y raudo me fui camino de Ucieda. Para llegar allí me lo tome tranquilo, pero sin pausa. En 1h08 minutos ya estaba en el puente donde empieza la subida al Moral. Cuando salgo rápido desde casa, en 1h justa ya estoy allí. A partir de aquí me calenté y me propuse subir rápido hasta poco antes del desvío que va para el Moral. Aquí yo me voy para la izquierda camino de Brenes. El ritmo de subida muy bueno, sabía que si seguía así llegaría arriba en menos de 36 minutos. Pero a mitad de subida la historia empezó a torcerse. Me pega el flato. Sigo, sin bajar el ritmo, pero el dolor se intensifica. Joder que burro soy, el dolor se hace insoportable y me digo bueno tirare hasta el primer paso canadiense. Casi no llego. Encima el tiempo fue peor de lo esperado 29´42”. Más arriba me tuve que parar, saque unas fotos y el dolor no cedía. 


Al final una vuelta que me lleva entre dos horas cuarenta, dos horas cincuenta, me ha llevado más de tres horas. Además bajando hacia un frio. Nada, a sufrir toca.
Me han salido 67 km en 3h01´37”  a una media de 22,1 km/h y un ascenso de 1300 metros.
Hasta el viernes la bici se cuelga. El trabajo me absorbe todo el día. Además no voy a poder ir a ver a mis hijas a atletismo. Así, que tres días diferentes a lo que es mi vida habitual. Prometo no repetir.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Aire fresco al blog

No esta mal ehh.

Seguimos