domingo, 27 de febrero de 2011

Menos mal que pinche.



Ya estoy en casa sano y salvo, decepcionado porque la carrera no ha sido generosa conmigo.
Bueno vamos como ha sido el día. A las seis de la mañana hemos salido para Fitero los ciclistas  Jorge, Sergio y Jairo (Inelecmas), Carlos (Grimpeur) y yo. Todos en la misma furgoneta, una maravillosa Mercedes que tiene Jorge, que maravilla íbamos cinco adultos y cinco bicis. A las 9 de la mañana llegamos al destino. A las 10h45´empezo la carrera. Unos 180 corredores, frio matinal debido a un aire que te congelaba, este mismo aire hizo estragos al pelotón más adelante. La salida muy rápida y con muchos nervios, el viento daba de todos los lados, frenazos, más frenazos y yo que no iba a gusto. Perdiendo posiciones paulatinamente, pero es lo que hay. Cuando giramos en el circuito en dirección a meta, voy mal colocado, empiezo a pasar para adelante, pero nunca llego a las primeras posiciones, los de adelante van como tiros y no paran. Sigo escalando posiciones, pero cada vez me cuesta más. Voy encunetado intentando no perder la rueda del que me precede. La gente se va descolgando y te los encuentras como si fuesen setos. Hay momentos que voy al máximo y en cualquier instante veo que peto, pero no, veo que me mantengo y sigo pasando. Me doy cuenta que el grupo se ha partido y voy en un segundo grupo. La rueda me flanea y me digo, vaya puta mierda de rueda delantera. Me digo que el grupo está cerca y que en cualquier momento cogemos. De pronto noto que la rueda amortigua más de la cuenta, he pinchado. Me meto a la izquierda y aquí se acabo mi carrera. La culpable una chincheta. Que se le va a hacer.
De mis compañeros de viaje decir que:
Carlos se ha retirado cortado en la segunda vuelta. Jorge se ha caído y se ha quedado cortado al final               en la última vuelta. Sergio se ha caído a medias y ha llegado de los primeros del grupo principal. Jairo ha debido hacer sobre el octavo. Mi compañero de equipo Emilio ha estado inconmensurable, ha finalizado en el gran grupo, pero con unas buenísimas sensaciones, chapeau por él. Han llegado tres escapados y a unos 30” el grupo principal.
Se nos ha deleitado con un ágape al final de la carrera, que hemos agradecido. Hemos vuelto para casa con una buena tertulia en el coche. Decir que el único que hablaba era yo, debido a que no estaba cansado, así que les he pegado una buena chapa.
Esta receta de rosquillas esta de muerte, probar a hacerlas con los hi@s en un día de esos que os quedáis en casa muertos de aburrimiento. Lo vais a pasar bien y encima están buenísimas.

Rosquillas fritas

220 gr huevos
342 gr azúcar
110 gr leche
220 gr aceite
22 gr anís
½ ralladura de limón
1070 gr harina floja
22 gr levadura en polvo

Mezclar todos los ingredientes, el ultimo la harina y la levadura mezclados. Trabajarlos poco. Elaborar unas rosquillas, haciendo unas bolas de 25 gr y meter el dedo índice en el centro. Freír en abundante aceite y espolvorear con azúcar glas.

3 comentarios:

  1. ¡Ay,Carlitos...! ¡Qué mala pata! Aunque tal vez debiera decir rueda... Desde que te presté las ruedas no levantas cabeza.
    Ir a Fitero para esto, ¡si al menos hubieras traído unos buenos espárragos..!. Por cierto y hablando de espárragos, viendo la foto parecía que la chincheta era un clavo, que había pasado cubierta,cámara y llanta. Ver la foto y pensar que también me quedé sin rueda delantera fué todo uno.
    Me tienes en un sin vivir...

    Hoy me fuí a Monte Aa. ¡Vaya chupa!. Menos mal que estoy tan usado que ya no encojo. Estaba subiendo (ya arriba de todo) y daba el aire y el agua de lo lindo y pensé en tí. Pensé que si yo estaba allí pasandolas canutas (lo llaman el Mortirolo...) tú seguro que estarías peor. Un saludo a los que me han enseñado la ruta, que hay que ver que mala baba...

    El próximo día tendrás mas suerte.

    ResponderEliminar
  2. el aceite utilizo de girasol, no??

    ResponderEliminar