martes, 3 de diciembre de 2013

Hoy no hay foto.


Los martes suelo llegar a casa bastante tarde. Se acabaron aquellos años que para las tres ya estaba saliendo con la bici y no volvía hasta las siete (pequeño descanso incluido para llevar a las niñas a atletismo). Hoy he salido a  las cinco y pico. He llamado a los compañeros de ruta y me he juntado a ellos pasadas los seis menos cuarto. Hemos subido para Cildad y llegando arriba Ringo nos ha dejado sentados. Primero han caído los paquetes de Julio y Ceci y poco más tarde yo. Esta con muchas ganas el chaval. Da gusto verle tan ilusionado.
Luego hemos bajado a San Pedro de Rudagüera y para casa. A pesar de ir bien iluminados hay que tener mucho cuidado con los coches.

Han sido casi hora y veinte.

1 comentario:

  1. Joder.......pero que paciencia hay que tener para que nos llames paquetes y mañana volver a salir contigo...encima que ratoneamos media tarde para recogerte bien descansadito para subir solo Cildad y al final ni rematas siquiera.
    La culpa por supuesto de Julio que no ve el peligro,yo ya tengo una edad y se cuando me puedo quemar pero este no aprende.jajaja.

    ResponderEliminar