sábado, 2 de noviembre de 2013

No paro


Dos días para olvidar físicamente. Por lo demás he disfrutado de las salidas, como digo con limitaciones pero he disfrutado. El sábado un buen grupo hemos ido a dar la vuelta a Pechón. Cien kilómetros que en grupo se hacen a gusto. Metido a rueda y parando a coger agua, a…….volviendo al grupo sin problemas. De vuelta subiendo Los Tanagos un chico coge unos metros al grupo. Aumento el ritmo y me voy en su caza. Me coge por detrás Pitana, me pasa y me pongo a su rueda. Ritmo fuerte, le pasamos y no coge nuestra rueda. Pitana va fuerte y yo sigo a rueda. Mi intención es ir asi hasta casa. En la subida San Vicente tenemos a un chico a 200 metros. Al coronar le doy un relevo para quitárnoslo de encima. Bajando para La Madrid ya no se le ve. Miro otra vez y el grupo viene encendido. Como este no es mi día no queda más remedio que claudicar. El grupo viene muy roto. A mi hermano le han entrado otra vez ganas de correr. Reagrupamiento. Bajando para Treceño pierdo una tapa del bote de las herramientas y me vuelvo. Después de estar un rato para arriba y para abajo la doy por perdida. Me vengo solo para casa y mis piernas dicen que no. Bastante tengo con coger al segundo grupo antes de Quijas.



El domingo amaneció lloviendo y aunque parecía que me iba a quedar en casa al final me anime y con Simal, Ringo y Oscar dimos una buena vuelta con la mtb por la costa. Alargamos tanto la jornada que al final nos mojamos. Ya no me acordaba cuando fue la última vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario