domingo, 11 de agosto de 2013

Buena compañia.






A pesar de que se avecinaba un buen día, mi mujer me comento anoche que hoy domingo no tenía ganas de playa, además las niñas están un poco acatarradas. El problema es que ayer me metí demasiado tute y hoy las piernas no estaban para mucho. Contando que la pantorrilla sigue con molestias. Me fui para el complejo y me comentan que toca Carmona-Bielva. Pienso para mis adentros que con ir a rueda tengo más que suficiente. Allí estaban Ringo, Julio, Jose Luis y mas compañeros habituales de fin de semana. En Quijas nos encontramos con el diablo sobre ruedas. Llegamos a la base de Carmona y me lo tomo con más calma de lo habitual. Cogen unos metros sobre el grupo Bardón y Eduardo. Más adelante salta Julio y yo me mantengo a unos metros de un grupo numeroso. Bardón sucumbe a las primeras de cambio y yo empiezo a aumentar el ritmo. Lo que pasa es que a Ringo le va la marcha y al final solo le sigue Jose Luis. Yo voy pasando gente, pero ni las piernas ni las ganas son las mismas de ayer. En Carmona corona Eduardo en solitario, después Julio, más atrás Ringo y Jose Luis y a veinte metros yo, eso sí pegándome un buen calentón al final. Reagrupamos y vamos camino de Puentenansa con unas piernas malísimas.
Todo el tramo entre Carmona y Puente el Arrudo se lo pasan tirando Eduardo y Bardón. Llegamos a la base de Bielva y a pesar del cansancio y de las malas sensaciones me propongo seguir a Eduardo. Dure menos de lo que me pensaba a su rueda. A mitad de puerto mire para atrás y venia Julio a recogerme. Coronamos los dos juntos, pero a Eduardo ya no se le veía. Una pena que las piernas no fuesen las de ayer. Nos encontramos con Oscar a la contra y fuimos en grupo hasta Torrelavega. Oscar y yo acompañamos a Jose Luis un rato y volvimos por Renedo.
Me han salido 130 kilómetros a más de 30 km/h de media y ya estoy preparado para la Perico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario