martes, 7 de mayo de 2013

Excelente dia para disfrutar de la bici.





Necesitaba un descanso después del fin de semana. Asi que ayer lunes me dedique a otras cosas que se quedan por ahí pendientes y que nunca sacas tiempo para ellas.
Hoy martes mi idea era hacer la primera parte del Soplao, pero me salió que tenía que ir a buscar a las crías a atletismo, por lo tanto me descuadro un poco la salida. Pasadas las tres y media ya estaba en el garaje. Me decidí ir para Quijas y subiendo cogí por detrás a Rufino. Fuimos hablando hasta que llegamos a Ruente. Entonces me dije, subo el Moral. Me despedí y le dije que igual a la vuelta nos volvíamos a ver. A pesar de no tener unas sensaciones muy buenas y que hacia un bochorno asqueroso empecé a tope la ascensión. Fui pasando gente ya que mi ritmo era muy vivo. Toda la primera parte la hice en plato grande. La cabeza me pedía más pero las piernas no estaban lo recuperadas que a mí me hubieran gustado después del fin de semana. Aun asi seguí empujando. Cuando llevaba unos cuatro kilómetros la espalda me empezó a molestar. Me encontraba con algo de viento en contra y por lo tanto tirando más de la cuenta de lumbares. Cuando faltaba poco para llegar al primer paso canadiense el dolor era insoportable y desistí de seguir a pesar de que mi ritmo no había decrecido. Hay más días que romerías.
Al final subí mas de seis kilómetros en 28´11” que no está nada mal. Volví por el mismo camino y ya pasada la campa me encontré a Ceci. Estuvimos comentando el calor que había hecho y la sudada que llevábamos. Él venía de hace la primera parte del Soplao y se disponía a ascender el Moral. Lo siento pero lo tenía que contar. Requiere mucho sacrificio lo que estás haciendo este año. Suerte que vas a tener tu recompensa.
Luego he tirado para casa notando cansancio en las piernas. Me noto falto de consistencia, algo de lo que nunca he carecido cuando he corrido las carreras máster de carretera, pero todavía queda tiempo para lograrlo. Lo que si me noto son las ganas de participar y salir fuerte hasta que reviente, porque sé que reventare. Los que somos normales, en algún momento reventamos si vamos por encima de nuestras posibilidades. Pero fue bonito mientras duro.
Me han salido casi 70 kilómetros a 27 km/h de media y esperaba subir el Moral entero, cosa que no he podido. Pero poco falto para bajar de 28´en la portilla, que creo que está muy bien.

2 comentarios:

  1. Muchas gracias por tus animos.
    La verdad es que el objetivo es salir con vosotros un dia cualquiera y volver con los dos ojos sin sacar a casa.....jejeje.
    Por otra parte veo que de parado la sangre te va bien a la cabeza y dices que saldrás tranquilo pero en cuanto te pones a pedalear se te va la sangre a las piernas y se jodió la teoria.....pero ya sabes que con nuestra edad.......a lo Rossi....."gallina vecchia fa buon brodo".

    ResponderEliminar
  2. Bueno, hay gente a la que le gusta caminar descalzos por el fuego, clavarse cristales o limpiarse el culo con estropajo. De todo tiene que haber.

    ResponderEliminar