La bici se mancho.




A pesar de dar lluvia para hoy me levanto pronto. No hay nada que hacer, está lloviendo. A media mañana, después de poner en marcha el cocido lebaniego veo el sol por la ventana. Llamo a Ringo. Él ya está en marcha, nada menos que subiendo por San Cripian. Le comento de ir a su encuentro. Salgo y en Torres me encuentro un grupo de aficionados que vienen de ruta. Entre ellos va Arconada. Me dice de ir con ellos. Van a dar la vuelta a la Hilera y después para Cabezón. La carretera esta peligrosa, poco lavada por la lluvia. Muy asquerosa. Me noto con miedo. En Barreda nos cruzamos con Jose Luis. Se viene con nosotros. Subiendo la Hilera se producen dos pinchazos. Hay que esperar. Ya en Torrelavega me despido de Arconada. En Puente de Jose Luis. Me voy hasta Cabezón a ver si me cruzo con Ringo. Me he entretenido mucho y ya debe de estar en casa. Ya de vuelta en puente paro en el semáforo y miro el teléfono. Hay llamadas perdidas de Ringo y no las he escuchado. Llevo demasiado envuelto el móvil.
Al final he estado cerca de dos horas a buen ritmo. Qué bien se va a rueda con los aficionados. Sin estricciones. Sigo con molestias pero hay que seguir saliendo.

Comentarios

  1. Con los aficionados? Jajajaja si fueras un poco más humilde igual andabas más,1 saludo PRO

    ResponderEliminar
  2. Te lo voy a explicar para los que piensan mal como tu. Un elite, dos sub-23, un master, dos que salen como yo. Luego se nos junto un profesional y dos sub-23 y luego otro que sale como yo. Asi que no se a lo que viene lo de la humildad. Ademas cada vez camino menos, ¡jajajajaajaja!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Aire fresco al blog

No esta mal ehh.

Seguimos