Dos buenos dias




Pensaba que el lunes no iba a ver nadie en la Viesca y no me acerque por allí. Salí un poco más tarde de las nueve y media y me fui para Yermo, Corral y San Cipriano. Seguí subiendo para Ibio y me metí por la estabulación para salir a Herrera. 

Esta vez elegí la bajada de la izquierda pensando que estaba mejor, pero me encontré mucha piedra y me vi unas cuantas veces en el suelo. Luego me fui a conocer la primera subida del Soplao de mtb 2013. Llegar a san Ciprian y girar a la izquierda, pequeña rampa de asfalto, que enlaza con una de hormigón, ancha pero muy dura. Apenas tiene un kilometro pero los dígitos de pendiente nunca bajan de dos cifras. Llega una pequeña bajada, llaneo de 500 metros, asfalto roto y lo demás pista de grija hasta arriba. En total 3,2 km al 8% de media con pendientes máximas por encima del 20%. Me lo tome con tranquilidad, pero en la marcha pueden ser mínimo de un cuarto de hora subiendo. Más adelante conoceré el resto hasta las lastras del Soplao.



 
Como postre me subí por el Burco e hice unas trialeras por la Viesca.
Salieron 57 km en 3h24´y un ascenso de 1200 metros.
Por la tarde los compañeros de la bicicleta salimos a tomar algo y quede con Simal y Ringo para el día siguiente.
El martes amaneció con el suelo mojado y el cielo chispeante. Se veía que iba a abrir asi que me fui para la Viesca. Pensé que igual iba solo a dar la vuelta, error porque allí ya estaba Simal. Al poco tiempo se presento Ceci y tras una larga espera llego Ringo. Nos fuimos para la costa y, parece mentira pero paramos algo más de lo debido, situación que a Simal le pone cardiaco. Unas fotillas encima de la playa de Tagle seguimos y, llamada de Oscar que donde estamos. Quedamos con él. 


Solo dos valientes bajamos montados el paredón de San Telmo. Ya llegando al puente de abajo Simal nos dio un pequeño susto, ya que sus huesos dieron con el suelo. El tío esta correoso. En onzapera primera subida seria del día, entre Simal y Ringo se la comieron. Ceci aquí ya empezó a sufrir. Luego subiendo por Oreña, Simal puso otra vez el molinillo y a sufrir. En Cildad nos esperaba Oscar. Ya en Cartes se recogió Simal y nosotros seguimos un poco más. Llegando a casa con el cielo totalmente despejado.
Casi 70 km con más de tres horas de bici y casi mil metros de ascenso. Mañana más.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Aire fresco al blog

No esta mal ehh.

Seguimos