domingo, 7 de octubre de 2012

Cura de humildad.




El día de hoy giraba en torno a la Paella de marisco que iba a comer con unos amigos en el campo. Antes aproveche para hacer una pequeña salida en la bici. Tenía dos horas y media como mucho. Me puse adelante del grupo con Enrique y a tirar a un ritmo ligero. La idea era ir por donde yo dijera y a las once y media en casa y todos contentos. Marchamos hasta San Vicente para volver por Gerra y salir en Santillana del Mar. Pequeñas escaramuzas del Vasco por Treceño que yo me encargue de aplacar yendo a su rueda. En Gerra lo volvió a intentar y otra vez secándole. Arranco Hevia y me fui detrás. Arriba de Gerra corone yo solo. Después de todas estas arrancadas y paradas nos colocamos Dailos y yo a la par y con un ritmo alegre fuimos hasta el repecho de Oreña. En ese momento me dice Dailos que me ponga a rueda que va a aumentar el ritmo considerablemente. A mitad de cuesta ya solo quedábamos tres. En ese momento cedí y es que parece ser que todavía no estoy para sacar el córner y rematar. Lo que si tengo claro es que después de este fin de semana ya estoy listo para lo que me echen. Eso si voy  a tener que dosificar mas los esfuerzos, porque o son los años o alguno anda más que yo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario