sábado, 1 de septiembre de 2012

Habra secuelas.




Hoy sábado tenía pensado no salir en bici. Me iba a pasar el día con parte de la familia. Pero me dijo la mujer que habíamos quedado a las once y media y me subí con la grupeta hasta Valle. Allí me fui solo a ver a los ciclistas de la marcha Foramontanos. Ostias lo que he sufrido yendo para arriba. Ya en Torres la gente se ha puesto terca y he estado siguiendo a cola, sobre todo por la Veguilla. En la recta de la Renault Pitana les ha dicho a los de adelante que a donde van y se han relajado un poco. Quijas se ha hecho más llevadero, pero a buen ritmo y nada mas coronar se ha vuelto a apretar. En la recta de Casar se ha puesto a tirar Aitor y aquí ha empezado el sufrimiento. Llegando a Cabezón se ha tomado un respiro y nada más pasar otro arreón hasta Valle. A mis piernas casi no las daba tiempo a oxigenarse. Menos mal que no subí Carmona. Luego como digo me quede viendo a los Tini, Heras, Ramos, etc. Lo que me hubiera gustado correr esta marcha. Pero ni estoy preparado y mi espalda en estos momentos me daría muchos problemas. Para casa volví a rueda de dos chicos. Escribo ya recuperado y listo para mañana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario