jueves, 23 de agosto de 2012

Lo que me queda.




Aprovechando que iba a pasar el día en Bárcena Mayor, he subido en bici hasta Fuentes. Un puerto que me trae malos recuerdos ya que en el Soplao 2011 tuve la mala suerte de pinchar cuando iba en una buena posición. Además luego lo pase bastante mal y no me recupere hasta la meta. Cosas que pasan cuando uno va al límite y el cuerpo no responde como debiera.
Hoy tenía pensado esforzarme y subirlo en 55 minutos, a pesar de que mi estado de forma no es el adecuado para esa pechada. Empecé muy bien, pero a partir de la poza de la Arbencia cuando las rampas se vuelven serias me empezaron a doler los lumbares. Primero mucho y luego muchísimo. Como estoy como una cabra seguí, a pesar de que mi ritmo ya no era el adecuado. Los dolores se intensificaron tanto que tuve que parar. Me quede estirando un poco y me volví a montar. A partir de aquí quedaba poco y ya me fui encontrando mejor. Al final 57´47”. Prometo volver más adelante por mis coj….. y por mi poca cabeza y bajar de 55 minutos. Me he sentido muy mal, ya que la espalda me está por ahora impidiendo hacer lo que me gusta, exprimirme hasta la extenuación. Espero que no me haya llegado la hora de cambiar de chip, todavía no estoy preparado, me queda de dar guerra aunque sea entre los amigos. Luego he bajado hasta Bárcena y he hecho una buena paella.
La moral está un poco baja, han pasado casi cuatro meses desde el accidente y me esta costando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario