Marcha de Puentenansa



Hoy me decidí a ir a Puentenansa, me atraía hacer esta marcha. A las 8h20 minutos ya estaba allí. Cogí dorsal nº 47, me vestí y me entretuve hablando con Ricardo y Juanjo. En la salida se presento Chisco con una Niner de 29”, espectacular. Mis sensaciones nada más salir no eran nada buenas, fuimos por carretera hasta entrar para Monteá, bien colocado me situé en sexto puesto. Chisco marcaba un ritmo imposible de seguir para mí, mas adelante solo le seguía Ricardo. Este Chisco ha mejorado muchísimo, a partir de ahora parece ser la rueda a seguir, claro quien pueda. A 50 de ellos estaba Edu y a 100 metros de este, yo. Así coronamos en el alto. Yo sabía que bajando me podía echar encima de ellos. Lo que me costo, les eche mano un poco antes de girar para empezar otra vez la subida. Otra vez para arriba, una pena que no hubiese mas llano, es donde me encuentro yo mejor. Chisco marcando un ritmo imposible, Edu se abrió y resoplo diciendo ufffffffffff, me coloco segundo pero al kilometro me coge metros y hay pasa Ricardo. Formamos dos parejas, el problema es que cuando la pendiente se pone más inclinada, bajo mucho el ritmo. Edu pasa y no le puedo seguir. Corono a 50 metros de él y nos dicen 2 minutos. Esto se torna mal. Cojo a Edu, le paso y el opta por no seguirme. Me veo bien y voy para el siguiente alto, mi ritmo ya no están alto, me fastidia porque adelante seguro que me están metiendo tiempo. En la bajada me quiero echar encima de ellos y si puedo pasarles. Pero me han cogido mucho tiempo. Salgo a la carretera general que va para Tudanca y me dicen que estoy cerca. En la ligera subida hacia Tudanca es donde yo camino. Ya veo a Ricardo, se ha quedado de Chisco. Empiezan los 4 km más duros de la marcha, tengo a Ricardo a 40 segundos, dosifico y creo que le puedo coger. Que ilusiones me hago a veces. Le empecé a perder de vista y además vi que mi ritmo decrecía. Además el vio a Chisco y se creció. Hay salió la raza de escalador, que yo solo le había visto en el Moral el día del Soplao. Corone como pude y con ilusión de coger, me lance para abajo como un poseso. Algún calambrillo y llego a meta. Ricardo me dice que cogió a Chisco y que perdió al sprint. Yo después de bajar como un torete llegue a 4´46”. Iluso de mi, pero es lo que hay.
Lo que sí puedo decir es que me he quedado perplejo de que un tío de casi 90 kg haga sufrir durante toda la marcha a un tío escalador como es Ricardo.
Por lo demás han salido 67 km en 3h05´07”  a una media de 21,8 km/h. El GPS me ha vuelto a fallar y no he podido meter los datos de ascensión de la marcha.
Decir que al acabar la prueba nos agasajaron con una buena parrillada, gracias  a la organizacion.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Aire fresco al blog

No esta mal ehh.

Seguimos