Me tenía que haber quedado en casa.




A las tres de la tarde me fui a limpiar la bici de montaña a casa de mi hermano Toño. Como estaba, si solo había cinco charcos. Hay que reconocer que estas bicis son durísimas, ya que el trato que las damos en estas pruebas es bestial. Cuando estoy acabando sale mi hermano vestido de ciclista y me dice que  si le acompaño. Me voy un poco a regañadientes, ya que pensaba limpiar la bici y hacer algo corto y técnico para divertirme. Como el día era esplendido me fui con él hasta Molledo. No fui nada cómodo ya que sufrí un impacto ayer en la carrera de mtb. Encima de la rotula, lo tengo hinchado y amoratado. El dolor según caía la tarde era más intenso y he llegado a casa muy jodido. Esta noche durmiendo se me pasará. Además la bici tiene pequeñas averias. Al núcleo trasero parece que algo le pasa, le hemos desarmado junto al buje y nada de nada. La rueda delantera me pega el disco en la pieza que sujeta el freno delantero. Creo que se han aflojado los radios, la he dejado en el taller. El sillín se me torció calentando antes de salir en la carrera y no me di cuenta. Bueno si, mi cadera izquierda hoy me dolía mas de lo normal. Lo cojonudo es que no le he puesto bien hasta después de la salida de hoy. El desviador voy a tener que regularle y......... nada más. La bici ha quedado limpia y engrasada, para mañana, mancharla.
Me han salido 47 km en 1h50´a una media de 25,7 km/h. 
Aquí tengo a mi compañero de salida, mi hermano Toño. Como veis no sale mucho. Si tuviese más tiempo seria un crack del sprint. El tío más rápido que he visto.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Aire fresco al blog

No esta mal ehh.

Seguimos