martes, 10 de mayo de 2011

Me he visto bien.


No se me ha dado mal el día. Mi idea era ir hasta La Cocina y conocer las Lastras del Soplao, luego bajar e ir camino de Monteá, bajar a Ruente e ir hasta Ucieda. Parece mentira pero las Lastras no las conocía y eso que vivo en Torrelavega. Al final es lo que hice. Reconozco que se me ha quedado corto, así que otro día tengo que hacer algo más largo. Lo normal sería una salida de casi cinco horas para estar a punto para el Soplao, pero no se a mí me gustan las referencias y ahora mismo en mtb largo no tengo nada echo. El organismo empieza  a pasarlo mal a partir de cuatro horas, por eso algo tengo que hacer el viernes. Me gustaría hacer la segunda parte desde Ruente hasta Ruente pero me da que no, son sobre cuatro horas, por lo tanto también se queda corto y desde Torrelavega hasta Torrelavega es muy largo.
He puesto las cubiertas para el monte y las he inflado a tres kilos, en carretera de puta madre pero fue entrar en las Lastras y aquello no dejaba de botar. Las bajadas con más cuidado de lo normal. Con esta presión hay que ir con mil ojos, se requiere técnica y se puede acabar con los empastes triturados. Pero creo que es la presión que voy a llevar. Todo lo demás es una autopista. He subido lo duro de Las Lastras y Monteá en 32x32-36. El suelo estaba seco y la bici tracciona bien a pesar del exceso de presión.
En Las Lastras que son ocho kilómetros exactos he tardado 36´06” a 13 km/h de media y un esfuerzo del 79%. En Monteá que son 2,97km he tardado 16´33” a 10,8 km/h de media y un esfuerzo medio del 82%. Pero lo bueno es que me he calentado en Quijas y lo he subido con un esfuerzo medio del 91%. Ya llegando a casa me notaba cansado. Otro día más.


Al final me han salido 87 km en 3h32´ a una media de 24,5 km/h, un ascenso de 1552 metros y un esfuerzo medio del 73%.

  

No hay comentarios:

Publicar un comentario